Síntomas y Diagnóstico de la Arritmia Cardíaca | Biotronik

Imagen
Cardiac Arrhythmia
grey
top_left
Off

Arritmia cardíaca

Un ritmo cardíaco saludable

En reposo, el corazón late a un ritmo regular de 60 a 80 pulsaciones por minuto. Esto se llama «ritmo sinusal», porque el nodo sinusal de las cámaras superiores del corazón funciona como una especie de «reloj» del corazón, pues establece su frecuencia y ritmo generando impulsos. Estos impulsos eléctricos se propagan por las paredes de las cámaras superiores e inferiores del corazón. Las irregularidades del ritmo sinusal se llaman «enfermedades de generación de impulsos».
En las cámaras superiores, los impulsos estimulan los músculos del corazón para contraer y bombean la sangre por el cuerpo. En momentos de estrés físico o emocional, el cuerpo necesita más sangre rica en oxígeno. Para satisfacer esta necesidad, el sistema nervioso acelera el latido del corazón. Las irregularidades de este tipo se llaman «enfermedades del sistema de conducción».
En casos de trastornos de la frecuencia cardíaca (arritmias), pueden verse interrumpidas la generación de impulsos eléctricos o la contracción del corazón (o ambas).

 

¿Cuáles son los síntomas de los trastornos de la frecuencia cardíaca?

Incluso el corazón más sano puede saltarse un latido. Cuando esto ocurre, suele pasar desapercibido. A veces, sentirá que su corazón late de forma irregular. Esto es lo que se conoce como «palpitaciones». Si no presenta otros síntomas, las palpitaciones suelen ser inofensivas.
Vaya a ver a su médico si sufre a menudo de arritmias o aceleración de latidos sin explicación (taquicardia). Visite a un médico lo antes posible si sufre mareos o una leve presión en el pecho durante una arritmia. Vaya a urgencias inmediatamente si se desmaya (síncope), o si sufre calambres o dolor en el pecho.

 

¿Cómo se diagnostican los trastornos de la frecuencia cardíaca?

Para diagnosticar un trastorno de la frecuencia cardíaca (arritmia), un médico le hará preguntas sobre su historial médico, qué síntomas ha presentado y cómo se ha sentido antes y durante el evento. Durante un examen físico, el médico escuchará su ritmo cardíaco y comprobará si escucha sonidos adicionales o poco comunes (un soplo cardíaco). Asimismo, medirá su frecuencia cardíaca (pulso). A continuación, le realizará un electrocardiograma (ECG/EKG) mientras está en reposo y también durante el ejercicio físico. El ECG muestra la actividad eléctrica del corazón, gracias a la cual el médico conocerá las causas de las irregularidades en sus latidos.
Si las arritmias se producen pocas veces, es preciso realizar un ECG a largo plazo. Los siguientes dispositivos registran un ECG durante un periodo mayor:

  • Un monitor Holter: un dispositivo portátil que registra un ECG de forma continua durante 24 horas como mínimo.
  • Un registrador de eventos: el paciente lo activa cuando siente que sufre una arritmia.
  • Si los métodos anteriores no muestran una arritmia, se puede implantar un monitor cardíaco para observar el ritmo cardíaco durante un periodo mayor. El monitor cardíaco de BIOTRONIK, BioMonitor 2, se inserta bajo la piel, en el pecho, y monitoriza la actividad cardíaca hasta dos años. BIOTRONIK Home Monitoring® envía grabaciones diarias de dicha actividad a su médico que, de este modo, puede reconocer una arritmia cardíaca y detectar rápidamente las causas de los anteriores desmayos sin explicación (episodios de síncope).

 

¿Qué tipos de trastornos del ritmo cardíaco existen?

Los trastornos pueden existir en la generación de impulsos eléctricos o contracción del corazón. Las arritmias pueden producirse en las cámaras superiores e inferiores del corazón. Esta distinción resulta crucial porque las arritmias de las cámaras inferiores (ventrículos) pueden ser eventos potencialmente mortales. La taquicardia se da cuando el corazón late demasiado rápido; la bradicardia, cuando late demasiado lento. Entre los tipos conocidos de arritmias, se encuentran:

  • Extrasístoles: latidos «extra» aislados, que casi siempre suelen ser inofensivos.
  • Aleteo auricular: contracciones rápidas de las cámaras superiores del corazón (aurículas) con un pulso regular de 120 a 140 latidos por minuto.
  • Fibrilación auricular: actividad caótica y muy rápida en las cámaras superiores del corazón con un pulso irregular. Presenta un riesgo alto de tromboembolismo (el bloqueo de un vaso sanguíneo por un coágulo) e ictus.
  • Aleteo ventricular (taquicardia ventricular): contracciones peligrosas, muy rápidas y regulares de las cámaras inferiores del corazón. Se produce antes de la fibrilación ventricular.
  • Fibrilación ventricular: actividad potencialmente mortal, muy rápida y caótica en las cámaras superiores e inferiores del corazón sin pulsos.
  • Bradicardia: el corazón late muy lento en reposo, con 50 latidos o menos por minuto. Puede ser normal en deportistas.

 

¿Qué causa los trastornos del ritmo cardíaco?

Los factores internos y externos pueden suponer o causar arritmias cardíacas. Algunos factores internos, como la fiebre, son temporales. Otros, cambian el ritmo cardíaco de forma permanente.

 

Causas externas:

  • Estrés, emoción, miedo, nerviosismo
  • Cafeína (de café o bebidas energéticas), alcohol, drogas, toxinas
  • Medicamentos específicos (por ejemplo, hormonas tiroideas)
  • Presión en una zona determinada de la arteria carótida del cuello para que se ralenticen los latidos hasta que el paciente se desmaye o entre en parada cardíaca (reflejo del seno carotídeo)

 

Causas internas temporales:

  • Fiebre e infecciones
  • Trastornos de electrolitos (por ejemplo, falta de potasio)

 

Causas internas permanentes:

  • Enfermedad de las arterias coronarias o ataque cardíaco
  • Tensión arterial elevada (hipertensión)
  • Enfermedades e inflamaciones del músculo cardíaco (miocardiopatía, miocarditis)
  • Anomalías cardíacas o enfermedad cardíaca valvular
  • Generación de impulsos o enfermedades del sistema de conducción (por ejemplo, síndrome de Wolff-Parkinson-White)
  • Enfermedades tiroideas (hipertiroidismo, hipotiroidismo)

Lea más acerca de las opciones de tratamiento en las enfermedades de la frecuencia cardíaca.

 

Vivir con enfermedades de la frecuencia cardíaca: ¿qué pueden hacer los pacientes?

Haga varios descansos al día para relajarse y evitar el estrés. Hay determinados ejercicios que pueden ayudarle a ello (por ejemplo, el yoga, la terapia de relajación y la meditación).

  • Absténgase de fumar o beber demasiada cafeína o alcohol. Su médico puede ayudarle a dejar de fumar.
  • Hay determinados medicamentos que pueden provocar enfermedades de la frecuencia cardíaca. Si tiene que tomar medicamentos, háblelo con su médico y cambie los medicamentos o las dosis si es necesario.
  • Acuda a todas las citas de seguimiento médico. Las enfermedades como el hipertiroidismo pueden provocar arritmia.
  • Se deben comprobar los marcapasos y desfibriladores con regularidad. Si tiene algún problema con su dispositivo, debe consultar a un médico inmediatamente.

El ejercicio es sano. Procure no hacer demasiado esfuerzo. Pregunte a su médico qué tipo de ejercicio y qué nivel de intensidad recomienda.

Imagen
Syncope