Historia de Detlef Günther | Biotronik

Imagen
Detlef Günther
Detlef Günther
grey
top_left
Off
lime
none

Detlef Günther

«Por fin puedo volver a disfrutar de mi día a día».

Detlef Günther (53)


Cómo empezó todo

La vida de Detlef, natural de Berlín (Alemania), dio un vuelco repentino cuando, en 2006, le diagnosticaron un engrosamiento del músculo cardíaco (miocardiopatía hipertrófica obstructiva muscular, en términos médicos). La enfermedad (posiblemente congénita) provocó que el músculo cardíaco del ventrículo izquierdo se hiciera cada vez más grande. Por ello, su corazón ya no bombeaba la suficiente sangre, lo que suele conllevar complicaciones potencialmente mortales.

Poco después, recibió un cardioversor-desfibrilador implantable (CDI). «Inmediatamente después de la implantación, sufrí un fuerte golpe psicológico. Debido a mi enfermedad, no podía continuar mi carrera profesional. Incluso llegué a estar en paro, y primero tuve que recuperarme y organizarme», explica Detlef. Ya ha logrado recuperarse de este bache psicológico. Ahora, a sus 53 años, trata de vivir su vida tal y como lo había hecho antes de la operación.

 

BIOTRONIK Home Monitoring mejora la calidad de vida

Gracias al seguimiento realizado mediante el dispositivo BIOTRONIK Home Monitoring, Detlef ve cómo aumentan su autoconfianza y bienestar. Asimismo, su médico puede llevar un seguimiento constante de su corazón. Si se produce un evento crítico, puede estar seguro de que su cardiólogo estará informado. A continuación, pueden hablar en seguida sobre los pasos siguientes que seguir y ajustar la terapia según sea necesario. «La tecnología elimina incertidumbres y mejora mi calidad de vida. Puedo disfrutar de la vida cotidiana al máximo sin tener que estar pensando constantemente en mi enfermedad».

Imagen
Detlef Günther

Detlef Günther. Fundador del grupo de autoayuda para pacientes con CDI, Hospital Universitario Charité de Berlín

Expertos para su propio beneficio

Su propia experiencia y el deseo de interactuar con otras personas que necesitan ayuda lo llevaron a hacerse voluntario. Fundó un grupo de autoayuda para pacientes con CDI con el apoyo del Hospital Universitario Charité de Berlín. Actualmente, Detlef, de 53 años, sigue siendo el presidente. «Mi trabajo consiste principalmente en informar a los pacientes de sus opciones médicas, para que puedan convertirse en expertos para su propio beneficio y, sobre todo, para disipar sus temores sobre el procedimiento de implantación».


Más historias de pacientes

Imagen
Margit Rudloff

Margit Rudloff (65)

«Me tranquiliza saber que han podido dar con la causa de mi malestar».

Imagen
Sascha Vergin Tour 2015

Sascha Vergin (37)

«Le estoy muy agradecido a mi pequeño ayudante».